¬°Bienvenidos al boletín de marzo 2012 de la CSEF!

En este número hallarán ejemplos de la influencia que pueden llegar a tener la participación persistente y las campañas de la sociedad civil en las políticas y los marcos legales sobre educación, con historias de las Coaliciones Educativas Nacionales de Bolivia y Vietnam. Ambas son coaliciones jóvenes que, a pesar de ello, han consolidado su credibilidad y han obtenido una posición como defensores educativos de primera fila en sus países respectivos.

Por otra parte, hace poco hemos dado la bienvenida a Barbara Chilangwa en su papel de nuevo miembro del Consejo Directivo de la GPE, representando a la sociedad civil del sur. Esperamos que las coaliciones de África, América Latina y Asia Pacífico aprovechen las oportunidades que ofrece la presencia de esta representante para la participación de la sociedad civil en la Asociación Mundial por la Educación.

Hallarán todo el material de los boletines de la CSEF y muchas más cosas en KARL. ¡No dejen de participar! Si desean más información sobre KARL o la CSEF, vayan a www.campaignforeducation.org/csef/ o escriban a kjersti@campaignforeducation.org.

¡Disfruten la lectura!

Kjersti


Boletín de el Fondo regional de la sociedad civil para la Educación (FRESCE) / Civil Society Education Fund (CSEF) marzo 2012


Incidencia política en educación en Bolivia, un proceso continúo y que necesita reinventarse
bolivia_title
bolivia_2_en La Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación (CBDE) - coalición ejecutora del Proyecto FRESCE en Bolivia – está reflexionando sobre un nuevo modelo de participación social, que garantice una relación más fluida e intensa entre los poderes del Estado y las organizaciones de la sociedad civil en sector educativo. La reflexión es resultado del aprendizaje adquirido por la CBDE durante su proceso de incidencia política por la nueva ley Avelino Siñani y Elizardo Pérez -general de educación- en Bolivia.

Todo empezó en el 2006, cuando después de asumir la presidencia del país, Evo Morales propuso una serie de reformas, entre ellas la educativa. Al promulgar la nueva Constitución del país, en el 2009, la necesidad de elaborar una nueva ley de educación quedó evidente y el gobierno pasó a realizar una amplia consulta con docentes, representantes de comunidades indígenas, académicos, estudiantes, trabajadores urbanos y campesinos, juntas de madres y padres de familia, iglesia, entre otros actores, para proponer el nuevo texto. En septiembre del 2010, el gobierno socializó el proyecto de la nueva ley, invitando a la sociedad civil a evaluarlo críticamente antes de que fuera enviado a la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Aprovechando la coyuntura política favorable, la Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación (CBDE), pasó a convocar mesas de trabajo para discutir el proyecto de ley, con base en diálogos interculturales y lecturas de la realidad desde perspectivas diversas, para garantizar que la nueva ley fuera resultado de un proceso de amplio consenso social. En total, cerca de 50 organizaciones de la sociedad civil participaron de esos espacios.

De los debates surgieron varios planteamientos: asegurar el concepto de educación como derecho humano, de cumplimiento obligatorio del Estado y gratuito en los diferentes niveles y modalidades del subsistema de educación; educación orientada a la supresión de los patrones socioculturales, estereotipos y prejuicios que legitiman la discriminación y generadora de procesos para erradicar la violencia y fortalecer los derechos de los grupos excluidos, entre otros. Esos elementos fueron consolidados y publicados en el documento “Aportes al Proyecto de Ley de Educación Avelino Siñani - Elizardo Pérez”, en el que se contraponían los enunciados del proyecto de ley original a las sugerencias de cambio. El documento fue presentado al Ministerio de Educación, en el Comité de Educación, Salud, Ciencia, Tecnología y Deportes, a la Defensoría del Pueblo, y en eventos realizados en La Paz, Cochabamba, Sucre, Potosí, y Oruro, con la presencia de centenas de personas.

En diciembre del 2010 finalmente el Ministerio de Educación presentó su versión final de la ley, que tomaba en cuenta varios de los aportes de la sociedad civil. Entre ellos se destacan:
  • La despatriarcalización de la educación, cimentada en la equidad de género, la no diferencia de roles, la no violencia y la vigencia de los derechos humanos.
  • La educación obligatoria hasta el bachillerato.
  • La educación para la promoción del diálogo y la resolución de conflictos, coadyuvando en el conocimiento de los derechos de las personas y la forma de ejercerlos.
  • El lenguaje de señas como parte de los sistemas de comunicación, dirigido a integrar a todas las personas bajo la responsabilidad del Estado Plurinacional.
  • La formulación de una conciencia productiva, comunitaria y ambiental en las y los estudiantes, fomentando la producción y consumo de productos ecológicos, con seguridad y soberanía alimentaria, protegiendo la biodiversidad, el territorio y la Madre Tierra, para vivir bien.
Aunque la incorporación de esos aportes representase una importante conquista, algunos planteamientos, como la concepción de equidad de género en el subsistema Formación Superior Universitaria, no quedaron explícitos en la versión final de la ley. Además, la CBDE entendía que la plena realización del derecho a la educación dependía de un diálogo efectivo entre gobierno y sociedad civil. Por eso, pasó a incidir en las discusiones sobre el Currículo Base del Sistema Educativo Plurinacional y del Diseño Curricular Base del Subsistema de Educación Alternativa y Especial. Asimismo, empezó a plantear el concepto de “participación social comunitaria en educación” en la política educativa nacional.

En este entendido, las organizaciones miembros de la CBDE recién elaboraron el documento “Aportes para la Construcción del Reglamento de Participación Social Comunitaria”, que recupera experiencias, aprendizajes, estudios, reflexiones profundamente críticas, cuestionadoras y creativas sobre la participación entendida como un derecho y un proceso social, ético y político de construcción de ciudadanía – que es parte y se concreta en un contexto de transformaciones del Estado. Entre las reflexiones del documento se destacan la necesidad de reinventar el modelo de participación social, de manera de democratizarlo, incorporando las voces de las personas más pobres no sólo en las instancias de consulta, sino también en las decisiones y en las políticas educativas. Igualmente, se considera urgente consolidar la institucionalidad de la participación social no solo en la educación formal, sino también en los subsistemas de educación alternativa y especial, educación superior, formación docente.


La influencia de la sociedad civil vietnamita en las políticas de educación
viet Hace diez años el Ministerio de Educación y Formación (MOET) de Vietnam, con la asistencia técnica de la UNESCO, preparó el Plan nacional de acción de educación para todos 2003-2015. El Gobierno aprobó este plan el 2 de julio de 2003, que es tanto una herramienta del gobierno para ajustar las políticas a nivel macro así como un marco para que las provincias y ciudades desarrollen sus respectivos planes provinciales de Educación para todos. Sin embargo, después de varios años de implementación, el gobierno enfrenta muchos desafíos para alcanzar los objetivos y metas establecidos en el plan, en particular para la educación no formal y preescolar. Aunque el gobierno de Vietnam ha invertido el 20% del total del presupuesto nacional en la educación, la asignación para la educación no formal constituye menos del 2% y sólo el 8,22% para la educación preescolar. La tasa de escolarización de los niños en jardín de infantes (de 3 meses a 3 años de edad) en el año escolar 2010-2011 fue sólo del 21,5%. Esta brecha es la razón por la cual la Coalición de Vietnam de Educación para Todos (VCEFA) defiende la mejora en estas dos áreas cruciales.

La VCEFA, con el apoyo de FRESCE, ha realizado una serie de talleres de consulta con las organizaciones de la sociedad civil de todo el país durante sus 18 meses de operación. Estas iniciativas se han centrado en diversas cuestiones relativas a la educación en el contexto vietnamita, tales como la educación no formal, el financiamiento para la educación, las políticas de formación continua, y las recomendaciones para la educación preescolar en Vietnam. A continuación de los talleres, la VCEFA envió las recomendaciones de la sociedad civil al Ministerio de Educación y Formación (MOET) para solicitar políticas de mejora que apoyen una mejor calidad de educación no formal y preescolar. Las demandas incluyen el aumento del presupuesto para la educación, la capacitación de los maestros y administradores y la asignación de más personal permanente o de dedicación exclusiva. Gracias en parte a los incansables esfuerzos de la VCEFA, el MOET produjo dos importantes documentos de política sobre educación preescolar y sobre Centros Comunitarios de Aprendizaje (CCA), que consisten en iniciativas de funcionamiento para mejorar la calidad de vida y ofrecer oportunidades de aprendizaje permanente para personas de la comunidad, especialmente las pobres o desfavorecidas con acceso limitado a la educación. La Circular Nº 40 establece un marco jurídico sobre el funcionamiento de los CCA, incluida la provisión de más personal para los Centros Comunitarios de Aprendizaje. La Decisión Nº 60 establece un plan para el desarrollo de la educación preescolar en el período 2011-2015, se centra en los beneficios para los niños y los maestros de nivel preescolar e incluye responsabilidades de los departamentos relacionados con el sector tales como el Ministerio de Educación y Formación, el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y de Minusvalidez, el Ministerio del Interior y el Ministerio de Hacienda para apoyar la aplicación de esta decisión. Estas políticas son pasos importantes para la educación no formal y de primera infancia en Vietnam.


Participación de la sociedad civil en GPE (Asociación Mundial por la Educación)
La Asociación Mundial por la Educación es una asociación multilateral que trabaja para garantizar la educación para todos los niños y el logro de los objetivos EFA. Reúne a representantes de los países en vías de desarrollo, donantes, fundaciones privadas y a la sociedad civil en la cooperación mundial sobre educación. La asociación brinda apoyo técnico y financiero para mejorar el diálogo en el sector educativo, los procesos de la planificación y la puesta en marcha. Además ofrece un espacio a los asociados para trabajar conjuntamente hacia políticas más efectivas y mejor coordinadas en el campo de la ayuda.

El Consejo Directivo de la GPE constituye un elemento de gobierno clave de la Asociación. La sociedad civil cuenta con tres escaños electos en el Consejo; para CSOs del sur, CSOs del norte y el sector docente (un Miembro del Consejo y uno Alternativo para cada escaño). La representante anterior del Consejo Directivo para la sociedad civil del sur, Miriam Chonya de la Coalición Educativa Nacional de Zambia (ZANEC), es ahora la Secretaria Permanente del Ministerio de Educación de Zambia, y se ha traspasado este rol del Consejo de la GPE a otra persona. Teniendo en cuenta que los escaños del Consejo son ocupados por organizaciones, ZANEC nominó a Barbara Chilanga (Presidenta de ZANEC y directora ejecutiva de Camfed Zambia), como nueva representante de las CSOs del sur en el Consejo de la GPE. La experiencia singular de Barbara, acumulada en 33 años en el sector de la educación, incluye la docencia y varios puestos en el Ministerio de Educación. Asimismo ha encabezado iniciativas para incorporar a los más pequeños a la escuela, ha abogado por la educación de las niñas y ha combatido los abusos a los pequeños en los centros escolares. Nagi Alshafe de la Red de Sudán por la Educación Para Todos (SNEFA) mantiene su papel como Miembro Alternativo del Consejo para la sociedad civil del sur.

¿Cómo puede participar en la asociación de la GPE la sociedad civil del Sur?

Las CSOs son accionistas importantes en la GPE, por su papel en las discusiones de políticas educativas, como ejecutores y como observadores. La representación de la sociedad civil del sur en el Consejo de la GPE es esencial para poner sobre la mesa los temas reales y para influir en las prácticas de alcance mundial como garantizar suficiente respaldo financiero a la educación, la efectividad de las ayudas, y la propiedad de los países. Poe ejemplo, las coaliciones tienen un papel importante durante los procesos de distribución de la financiación, ayudando a asegurar la participación y la contribución de la sociedad civil en el desarrollo de las propuestas con los gobiernos y los donantes.

El año pasado la GPE puso a punto un listado de email conjunto de la Sociedad Civil del Sur, con el que se proporcionó un espacio para compartir información y actualizaciones desde la GPE, con la intención de alentar conversaciones y debates fructíferos entre las coaliciones miembro del sur. El listado de email es una herramienta clave para comunicar con Barbara, Nagi y otras organizaciones de la sociedad civil sobre temas de interés, y brinda la oportunidad de que se oigan sus voces en el foro mundial.

Para mandar correos electrónicos a los representantes de las CSOs del sur y si tienen más preguntas, también acerca del listado de email de las CSOs del Sur, contacten con kjersti@campaignforeducation.org.

English | Español | Français | Português