• gaw 2015 banner es

Hagámoslo bien por las niñas

 

 

Estamos en 2012 y 1 de cada 4 mujeres no es capaz de leer esta frase.

Esto es una tragedia y la negación de los derechos a gran escala. En 2005 el mundo no alcanzó el primer objetivo acordado dentro del marco para los Objetivos de Desarrollo del Milenio (MDGs): eliminar la disparidad de género en la educación primaria y secundaria en ese año. Aunque las organizaciones de la sociedad civil y los educadores protestaron, la pérdida pasó sin apenas comentarios ni atención de la comunidad mundial en conjunto.

Desde aquella fecha, se ha realizado un progreso continuado por lo menos en el área de la primaria, con la disminución de la disparidad en las inscripciones, siendo ahora 53% de niñas del total de niños en edad escolar las que no asisten a la escuela, una mejora remarcable si observamos la situación al inicio de la década cuando 60% de los niños sin escuela eran niñas (UNESCO 2000).
De modo similar, el Índice Mundial de Paridad de Género (GPI) en las tasas de inscripción nacionales (NER) que refleja la ratio niñas-niños en educación primaria está ahora en 0,98, un cambio significativo respecto del 0,93 de hace doce años (UNESCO 2000).

A pesar de que haya más presencia de niñas en las escuelas, millones de niñas en todo el mundo siguen padeciendo discriminación, violencia, descuido, explotación y abusos. Mientras que la educación tiene un papel emancipador dando fortaleza a las niñas y equipándolas con las mismas oportunidades que a los niños, la discriminación sistémica contra mujeres y niñas conspira para mantener a las más marginadas fuera del ámbito escolar, sin conocimientos sobre habilidades fundamentales, y sin continuidad después de la primaria.

En muchos países, el papel de las mujeres se define en términos de trabajo doméstico, sin remuneración, realizado para mantener la economía doméstica, y su papel de reproductoras de la familia. La dependencia económica de los hombres, la falta de participación en las esferas públicas como estructuras de gobierno local y el mercado laboral, la violencia física y sexual y las definiciones socio-culturales del papel ‘apropiado’ de las mujeres, todos confluyen para privar sistemáticamente a las mujeres y niñas de los derechos de igualdad, con inclusión del derecho que tiene más posibilidades de transformar su fuerza y autodeterminación: la educación.

 

Únanse a la campaña

social tA child born to a literate mother is 50% more likely to survive past the age of 5 @globaleducation 

In Mauritania only 1 in 10 girls completes primary school #makeitrightforgirls @globaleducation

Girls in Africa have a less than 50% chance of finishing primary school #makeitrightforgirls @globaleducation

 

Lean el informe: Hagámoslo bien

 

Millones de niñas en todo el mundo todavía tienen acceso denegado al derecho a una educación completa y fortalecedora, como queda bien ilustrado en este informe.

Graça Machel, Presidenta y Fundadora del FDC, Trust Graça Machel

 

res 5

Según el informe de la CME y RESULTS, millones de niñas en todo el mundo deben abandonar la escuela a causa de la pobreza, el trabajo infantil, el matrimonio precoz, la amenaza de violencia sexual y la mala calidad escolar.

El informe explica que la República Democrática de Congo, Egipto, India, Irak, Nigeria y Pakistán se encuentran entre los países que no respetan los derechos de las niñas a la educación. En África sub-Sahariana, las niñas tienen menos del 50% de posibilidades de finalizar la escuela primaria. En algunos países de Asia las niñas también tienen graves dificultades: 41% de las niñas en Pakistán y 30% en India no consiguen terminar la escuela primaria. El informe señala a los países que han sido capaces de mejorar la inscripción y continuidad de las niñas en la escuela, entre los cuales: Bangladesh, Jordán, Senegal, Tanzania, Túnez y Ucrania.

 
Descargar en English                                                   Descargar en Español
                         Descargar en Français                                                 Descargar en العربية

 

Simplemente, no se puede aceptar que la mayoría de niñas en África no disfruten de la igualdad de derechos en educación, y que no tengan oportunidad de completar la primaria y pasar a secundaria. Sabemos cómo solucionarlo. Hasta que las niñas reciban educación, no será posible abordar la pobreza eficazmente. Pero si las niñas pueden aprender y desarrollarse en escuelas seguras con buenos profesores, no habrá nada que detenga a esa nueva fuerza mundial para el desarrollo.

Angélique Kidjo, cantante y artista ganadora de un Grammy y Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF

  

Exigencias de la campaña

 

Planes sólidos de gobierno, respaldados por recursos, deben ser la piedra angular del esfuerzo para conseguir la igualdad de género en educación. Todos los gobiernos deberían realizar una auditoría de género de las estrategias educativas nacionales. Ello debe complementarse con presupuestos con perspectivas de género para asegurar que las políticas y los planes que promoverán y estimularán el derecho de las niñas a la educación se financien por completo. Los planes de los gobiernos deberían contemplar lo siguiente:

  1. Los gobiernos deberían realizar una auditoría de género de las estrategias educativas nacionales, que se complementara con presupuestos con perspectivas de género para asegurar que las políticas y los planes incluyen:
    • Eliminación progresiva de los obstáculos impiden a las niñas la finalización de la primaria y el progreso a la secundaria y nivel terciario. Aquí debería sumarse la abolición de cuotas y otras cargas y medidas sobre la demanda como estipendios, programas de alimentación escolar y transporte subsidiado o gratuito hasta la escuela.
    • Mejoras en las infraestructuras escolares, como aseos privados e instalaciones escolares seguras.
    • Políticas de contratación que garanticen una representación equilibrada de mujeres y hombres en la profesión de docentes.
    • Medidas para eliminar el prejuicio de género y los estereotipos en la docencia y el aprendizaje, como garantizar la representación positiva de las mujeres en los libros de texto, y formación en prácticas de clase de igualdad de género.
    •  Leyes y prácticas para eliminar cualquier forma de violencia de género en las escuelas, ocupándose adecuadamente del problema.
    •  Seguimiento del progreso sobre objetivos basados en igualdad para la contratación, progresión y aprendizaje de un modo que separe los datos por género, edad, grado, posición social y lugar, entre otros.
  2. Los gobiernos deberían ser abiertos y transparentes en sus procesos presupuestarios y de planificación y conectar especialmente con grupos de mujeres como parte de su compromiso con la participación de la sociedad civil de base amplia en la planificación y control presupuestario del sector educativo.
  3. Los gobiernos deben asimismo proponer y aprobar leyes que prohíban las prácticas discriminatorias en las escuelas, como la exclusión por razón de embarazo o matrimonio infantil.

Si bien el núcleo del cambio en la cruzada para lograr la igualdad de género en educación está en el Estado,     el papel de las instituciones internacionales sigue siendo vital. La comunidad mundial tiene que comprometerse activamente en la tares de garantizar derechos iguales, para niños y niñas, para, en y a través de la educación.

  1. El Secretario General de las Naciones Unidas debería convocar un evento de alto nivel en la UNGASS en setiembre 2011 para concienciar políticamente del arduo desafío que supone la igualdad de género en educación, y poner en marcha una estrategia mundial que garantice la realización de acciones concretas para potenciar las intervenciones hacia el logro de la igualdad de género en la educación a todos los niveles.
  2. El dicho evento de alto nivel debería establecer un proceso que provocara nuevos compromisos para conseguir la igualdad en educación del cual se informaría en 2012.
  3. El FMI y los Ministerios de Economía deberían garantizar que los patrones macroeconómicos, asesoría y toma de decisiones sean sensibles al género y respondan por la desproporcionada carga que recae en las mujeres por las restricciones de consumo del sector público.
  4. El Banco Mundial debería garantizar que todos los acuerdos y operaciones en países clientes sean sensibles al género y que la nueva Estrategia Educación Para Todos de prioridad a la paridad de género en el acceso y el aprendizaje en todos los niveles educativos.
  5. Todos los donantes para la educación deberían comprometerse en firme por 3 años para el  reabastecimiento de la EPT, ampliando al mismo tiempo su apoyo bilateral alineándose con los objetivos de género acordados en escuela primaria y secundaria, incluyendo la eliminaciónprogresiva de todas las barreras económicas en educación. El apoyo bilateral debe ser predecible y debería destinarse a las regiones y países donde las niñas tienen menos ventajas que los niños.
  6. La comunidad internacional debería crear una Comisión Internacional sobre Violación y Violencia Sexual para hacer monitoreo y procurar reparación jurídica a las niñas que viven con el trauma o la amenaza de la violencia sexual.
  7. La prioridad del objetivo de la paridad de género en la inscripción ha oscurecido la necesidad de una atención equilibrada, y de inversión, a las políticas que garantizarán que las niñas sigan en la escuela y adquieran el conocimiento que precisan para fortalecerlas en su ciclo vital. El marco posterior al MDG debería incluir objetivos completos que contemplen temas de gestión e implementación, y también de retención, finalización y aprendizaje para niñas y niños.