Sociedad Civil para la Educación

¿Qué es el Fondo Regional de la Sociedad Civil para la Educación?

El Fondo Regional de la Sociedad Civil para la Educación (FRESCE) es un programa único y ambicioso que respalda la participación ciudadana en la planificación, el presupuesto y el monitoreo del sector educativo. El FRESCE opera en varios países en desarrollo afiliados a la Alianza Mundial por la Educación (AME). El FRESCE se funda sobre la comprensión compartida entre los actores clave de que una participación de la sociedad civil sólida, amplia y local en estos procesos, es fundamental para garantizar el alcance de metas nacionales e internacionales en educación y en responsabilizar a los gobiernos de los compromisos con la educación.

El FRESCE fue establecido por la Campaña Mundial por la Educación en 2009 para apoyar el trabajo central de las coaliciones educativas nacionales de forma que la sociedad civil pudiera participar y seguir el progreso de los gobiernos nacionales y los grupos de donantes que trabajan para alcanzar los objetivos de la Educación para todos (EFA) de las Naciones Unidas. La Campaña Mundial por la Educación (CME) es quien desarrolló y gestiona el programa FRESCE, en estrecha colaboración con los socios regionales implementadores. Coordinado a través de agencias regionales que ofrecen asistencia programática y guía a varias coaliciones nacionales y regionales, el FRESCE trabaja con las siguientes redes en estas regiones:

  • Campaña de la red africana de la educación para todos (ANCEFA) en África
  • La Campaña latinoamericana por el derecho a la educación (CLADE) en Latinoamérica y el Caribe
  • La Asociación de Asia y Pacífico Sur por la educación básica y adulta (ASPBAE) en Asia y el Pacífico
  • La Campaña árabe por la educación para todos (ACEA) en Oriente Medio, norte de África y Europa.

Tres agencias de gestión financiera (FMA) son responsables de la gestión de fondos y la capacitación técnica en cada una de estas regiones:

  • FRESCE África
  • FRESCE Latinoamérica y Caribe
  • FRESCE Asia y Pacífico

Además, el Secretariado de la CME actúa como FMA provisional en la región de Oriente Medio, norte de África y Europa.

El FRESCE se financia principalmente a través de la Alianza Mundial por la Educación (AME), una alianza multilateral dedicada a llevar a la escuela a los niños de los países más pobres del mundo. Para lograrlo, la AME reúne socios para ayudar a los países en desarrollo a acceder a recursos técnicos y financieros relevantes, así como a experiencia global y local, para alcanzar sus metas educativas. También ha llegado financiación complementaria a través de la ‘Iniciativa alemana BACKUP – Educación en África’, y a través del apoyo de la Agencia española de cooperación para el desarrollo internacional (AECID) de países de Latinoamérica no socios de la AME, gestionado directamente por la Campaña latinoamericana por el derecho a la educación (CLADE).

¿Por qué el FRESCE?

La CME y sus socios cree que la sociedad civil tiene un papel propio e importante que jugar a la hora de responsabilizar a gobiernos y donantes, para garantizar la relevancia y la equidad dentro de los planes, programas y presupuestos educativos. Esto requiere de la participación amplia e informada de la ciudadanía, y esta participación depende de unas formaciones de la sociedad civil efectivas y coordinadas que faciliten la participación. Por lo tanto, el FRESCE centra su apoyo en coaliciones nacionales de la sociedad civil, con programas desarrollados a nivel nacional.

Las coaliciones educativas nacionales promueven a concienciación respecto a derechos y políticas educativas; movilizan organizaciones y ciudadanos para que interactúen con gobiernos locales cuando sus derechos no son garantizados; y representan los puntos de vista de los ciudadanos en espacios políticos oficiales. De este modo, el FRESCE juega un importante papel a la hora de reunir a un amplio abanico de voces y perspectivas ciudadanas incluyendo, y quizá especialmente, aquellas que no suelen escucharse a la hora de legislar. Desde su inicio, el FRESCE ha apoyado a más de 60 coaliciones educativas nacionales de la sociedad civil en África, Asia y el Pacífico, Latinoamérica y el Caribe, Oriente Medio y Europa del Este. Ésta fue la primera fase del FRESCE.

La segunda fase del FRESCE se desarrolló entre 2013 y 2015. El contexto para esta fase fue la necesidad de que la sociedad civil mantuviera la presión sobre los gobiernos para impulsar el esfuerzo hacia el alcance de las metas de la Educación para todos y los Objetivos de Desarrollo del Milenio, antes de su fecha límite en 2015.

Una evaluación externa y un análisis global dirigido por la CME en 2015, sobre éxitos, logros y lecciones aprendidas, ayudó a evaluar el impacto de la segunda fase del FRESCE, y llegó a la conclusión de que era un programa ambicioso, pero de éxito.

FRESCE III: 2016-2018; Meta y objetivos

La tercera y actual fase del FRESCE (FRESCE III) comenzó a principios de 2016, coincidiendo con los nuevos compromisos globales con los ambiciosos Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y el Marco para la acción Educación 2030. En ambos marcos el compromiso con la educación inclusiva de calidad se clasificó como alto, al igual que la importancia de la sociedad civil a la hora de alcanzar los objetivos. El ODS 4 se dirige directamente a las metas del FRESCE, y pretende “Garantizar una educación inclusiva y de calidad para todos y promover un aprendizaje de por vida” ya que “obtener una educación de calidad es la base para mejorar las vidas de las personas y el desarrollo sostenible”.

La meta general del programa FRESCE, de informar mejor el diálogo político nacional y fortalecer la responsabilidad del gobierno ante la ciudadanía para el logro de una educación pública igualitaria, inclusiva y de calidad, debe alcanzarse a través de tres objetivos:

Objetivo 1: Respaldar la representación y participación efectivas de la sociedad civil en el diálogo político del sector educativo.

Objetivo 2: Apoyar el alcance púbico activo y la participación ciudadana en la generación y el uso de investigación en calidad, equidad, financiación y reforma del sistema educativo.

Objetivo 3: Garantizar procesos globales y regionales para que AME y ODS 4 informen y sean informados mejor por la sociedad civil nacional y local.

Vínculos del FRESCE con la AME

El programa FRESCE en su conjunto refuerza especialmente los objetivos propuestos en el plan estratégico de la Alianza Mundial por la Educación ‘AME 2020’, en especial el Objetivo estratégico 3 sobre el diálogo político efectivo e inclusivo (lo cual es el enfoque central del Objetivo 1 del programa FRESCE). El FRESCE también se encuentra en línea con el Objetivo estratégico 2 de la AME de fortalecer la planificación y la implementación de políticas, y el Objetivo estratégico 4 de la AME, que busca la creación de alianzas. Éste último se integra en el Objetivo 3 del FRESCE que se centra en garantizar que la participación de la sociedad civil informa y es informada por un diálogo global dentro de la AME, y se enlaza con procesos regionales y globales para monitorear y mejorar la implementación del ODS4.

Concretamente, el programa FRESCE pretende ayudar a las coaliciones a participar en los procesos oficiales de planificación de la AME, lo que en la mayoría de los casos se coordina a través del Grupo local de educación (LEG). A finales de 2015, más del 86 % de las coaliciones FRESCE de países con un LEG activo, participaban en este proceso.

En última instancia, el programa FRESCE pretende tener coaliciones en todos los países en desarrollo socios de AME.

AME 2020 es el plan estratégico de AME que cubre los años 2016-2020, y que está en línea con la visión y misión de la alianza con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El FRESCE está comprometido con la estrategia AME 202, de forma que juntos podamos ayudar a lograr una educación igualitaria de calidad y aprendizaje para todos en todos los países AME.