Juventud y Educación: un llamamiento a los gobiernos para que actúen contra el cambio climático.

La educación es el motor más sostenible y duradero de la justicia social, económica y ambiental además de servir para fomentar la transformación en torno a unas sociedades más justas y fuertes. La comunidad internacional se compromete a respaldar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 sobre la educación como el paso crucial para el cumplimiento de todos los OBJETIVOS. Las recientes acciones climáticas coordinadas por jóvenes en toda Europa establecen el escenario para la educación y resaltan la importancia del currículo educativo para hablar directamente sobre los problemas actuales.

 

Cómo comprender el cambio climático

De acuerdo al UNFCCC, el cambio climático es un “cambio de clima que se atribuye directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera a nivel global y que se suma a la variabilidad natural del clima observada en períodos de tiempo comparables”. Por primera vez en la historia, estamos presenciando cambios sin precedentes en el sistema climático del mundo, lo que nos conduce a patrones climáticos extremos, como inundaciones y sequías. Los desastres climáticos alteran los medios de vida de las personas, sus economías y la producción de alimentos. Los datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) indican que, desde principios del siglo XXI, el récord anual de temperatura global se ha roto cinco veces y, según el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) entre 2030 y 2052 el calentamiento global probablemente alcanzará 1.5 ° C, e incluso más, si continúa aumentando al ritmo actual.

 

Los impactos del cambio climático presenciados en todo el mundo hoy en día afectan a todos, independientemente de la raza, el género o el credo, y más aún a esos grupos de personas más vulnerables y marginados de los países en vías de desarrollo. A un nivel más alto, el cambio climático es reconocido como la mayor amenaza de nuestro tiempo. La humanidad se encuentra en una encrucijada y se enfrenta a un problema característico, y si hoy no se toman las medidas drásticas necesarias, el mañana presentará un futuro más sombrío para los jóvenes.

 

En tan solo unos pocos años, incluso un cambio de medio grado empeorará significativamente los riesgos de sequía, inundaciones, calor extremo y pobreza para cientos de millones de personas, ya que destruirá océanos, bosques y erradicará ciertas especies. Se espera que esto incluso conlleve a millones de personas a desplazarse a otras zonas y aumente la probabilidad de conflictos, poniendo en riesgo sus vidas y su derecho a la educación.

¿Por qué protestan los jóvenes en Europa?

Los estudiantes de toda Europa están organizando protestas y huelgas que denuncian la falta de acción por parte de los gobiernos sobre el cambio climático. Los jóvenes reconocen que el cambio climático es un desafío urgente para los jóvenes y que debe abordarse ya.

Inspirado por el discurso de Greta Thunberg en Davos, un estudiante de 16 años y activista contra el cambio climático recordó que este movimiento ha cobrado impulso y desde entonces se ha extendido a Alemania, Reino Unido, Bélgica y otros países europeos. Bajo la Bandera de las “Escuelas hacen huelga por el Clima”, los estudiantes programaron manifestaciones para el 15 de febrero, el 15 de marzo y habrá una mayor acción el 15 de abril organizada por Extinción Rebelión. Los jóvenes están cada vez más preocupados por el cambio climático, y con razón. Estos mismos jóvenes exigen a los gobiernos y a los que realizan las políticas que se comprometan y tomen medidas reales y reduzcan drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero. Los jóvenes hacen responsable a la “generación anterior ” y les piden que rindan cuentas del caos climático causado hoy en día.

Los estudiantes del Sindicato de Estudiantes Europeos se unieron a las protestas por el clima de los jóvenes en esta declaración  publicada en apoyo a la huelga de los Estudiantes para la Acción contra el Cambio Climático e instan a los responsables europeos de hoy a construir una sociedad más sostenible para el futuro.

Este increíble movimiento, impulsado por estudiantes y jóvenes, se está extendiendo rápidamente con huelgas escolares planeadas en toda Europa todos los viernes. La  #Huelgaclimática hace un llamado a los gobiernos para mantener el calentamiento global por debajo de los 1.5 grados centígrados y así proteger el futuro de nuestro planeta.

El rol de la educación

Según la UNESCO, la educación es una herramienta crucial e indispensable en la lucha contra el cambio climático. La educación “ayuda a los jóvenes a comprender y abordar el impacto del calentamiento global, además de fomentar los cambios en sus actitudes y comportamientos y los ayuda a adaptarse a las nuevas tendencias relativas al cambio climático”.

 

Además, la meta 7 del ODS 4 es que “para el año 2030, debemos garantizar que todos los alumnos adquieran los conocimientos y habilidades necesarios para promover el desarrollo sostenible, incluso, entre otras cosas, que sea a través de la educación para el desarrollo sostenible y estilos de vida sostenibles, derechos humanos, igualdad de género, promoción de “Cultura de paz y no violencia, ciudadanía global”. En el 2018, el Grupo de Interés del sector Académico Educativo destacó en su documento de posición  la importancia de la educación para el cumplimiento de todos los Objetivos revisados ​​por el Foro Político de Alto Nivel.   Por lo tanto, es imperativo que la educación se vea y sea partícipe como un mecanismo clave para promover la ciudadanía internacional y para equipar a las personas con las habilidades y conocimientos necesarios para evitar nuevos cambios climáticos y potenciar unas sociedades verdes y sostenibles en todo el mundo. A través de la educación formal e informal sobre el cambio climático, la confianza en el conocimiento indígena, los jóvenes y las comunidades están facultados para hacer cambios en el estilo de vida y así reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarse a las condiciones locales cambiantes.

 

 

Ahora más que nunca, los activistas de la educación pueden levantarse y ayudar a los jóvenes y estudiantes a tomar el control de su futuro y reclamar sus derechos a través de la educación. La educación permite a los jóvenes comprender, aceptar y reclamar sus derechos humanos y convertirse en ciudadanos más activos. Estos momentos cruciales requieren un currículo adaptado para satisfacer las demandas actuales y elevar el clima y las crisis ecológicas.

 

Desde Bélgica, Australia, Finlandia, Alemania, Irlanda y Suiza, los jóvenes exigen que las industrias y los gobiernos tomen medidas inmediatas y tangibles sobre el cambio climático. La CME saluda a los miles de jóvenes que adoptan una posición que desafia a los líderes mundiales e interrumpe el statu quo.

 

Para apoyar el movimiento, siga a los activistas y únase a las acciones coordinadas en las calles o en las redes sociales compartiendo mensajes que insten a los gobiernos a actuar de manera decisiva con el tema DEL cambio climático.

Otros hashtags a seguir son  #ViernesParaFuturo, #HuelgadeJóvenesParaClima, #JóvenesPorelClima.

 

Autora: Lerato Letebele Balendran – GCE Communications Officer

Contribuyentes: European Students’ Union



Deja un comentario