La igualdad de género en la educación es esencial para lograr el ODS 4

La igualdad de género en la educación es esencial para lograr el ODS 4

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible establece una fuerte narrativa hacia el logro de la igualdad de género, reconociéndola como un principio rector vinculado a la realización del derecho a la educación y declarando que las mujeres y las niñas deben ser igualmente habilitadas en y a través de la educación.

En la Campaña Mundial por la Educación (CME), creemos que la igualdad de género es un derecho humano y un requisito para alcanzar objetivos más amplios de desarrollo social, político y económico, como se indica en la Agenda para el Desarrollo Sostenible.

Igualmente importante es el reconocimiento de que las dimensiones de género relacionadas con el acceso a una educación de calidad que enfrentan niñas y niños, mujeres y hombres, son diferentes y también lo son sus necesidades.

La igualdad de género está intrínsecamente vinculada al derecho a una educación de calidad para todos y todas, y para lograrlo, necesitamos un enfoque que garantice que las niñas y los niños y las mujeres y los hombres accedan, completen y tengan el mismo poder a través de una educación de calidad.

En América Latina, el tema de la igualdad de género afecta a muchos países. En general, los países de la región enfrentan desafíos y celebran avances importantes.

En un contexto regional complejo y polarizado, seguimos luchando por una educación más igualitaria, inclusiva, pacífica y democrática para todos. La Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (CLADE) y sus miembros han estado a la vanguardia de los esfuerzos para profundizar la igualdad de género en la educación en la región.

Perú: ¡Importantes batallas vencidas, y la lucha continúa!

“El enfoque de igualdad de género no es una ideología perversa como ciertos grupos señalan erróneamente. Es una herramienta que hace visibles las relaciones poco saludables. Su objetivo es eliminar las desigualdades de derechos entre hombres y mujeres, promover una cultura de equidad y hacer frente a los diferentes tipos de violencia y discriminación que enfrentamos”, destacó el Movimiento Ciudadano por la Igualdad de Género, en un comunicado firmado y respaldado por la Campaña Peruana por el Derecho a la Educación (CPDE).

Se han realizado avances significativos para lograr la igualdad de género en la educación en el Perú. Después de años de incidencia y cabildeo estratégico de la sociedad civil, se aprobó una Política Nacional de Igualdad de Género y la Corte Suprema del país falló a favor de la inclusión del género en el Currículo Nacional de la Educación Básica.

La sociedad civil en el Perú también se ha organizado bajo la bandera del Movimiento Ciudadano por la Igualdad de Género, compuesto por más de 128 organizaciones de la sociedad civil, incluida la Campaña Peruana por el Derecho a la Educación, para avanzar en la lucha por la igualdad de género en la educación.

Esto implica ejercer más presión sobre el Congreso Nacional y el Ministerio de Educación para que apoyen un enfoque de género en la educación.

El Movimiento Ciudadano también inició un diálogo y una campaña de aprendizaje compartido con diferentes partes interesadas en el país (familias, maestros, estudiantes y ciudadanos en general) para romper mitos y responder a mentiras y temores sobre la importancia del enfoque de igualdad de género y para reforzar la urgencia para garantizar una educación sexual integral.

Camino hacia la igualdad de género en la educación en la República Dominicana

“El Ministerio nos ofrece la oportunidad de deconstruir el imaginario colectivo en torno a la masculinidad y la feminidad», dice Pedro Acevedo, Coordinador Ejecutivo del Foro Socioeducativo (FSE).

La República Dominicana está cargada de altos niveles de desigualdad. Tras una enorme presión de la sociedad civil, el gobierno, a través del Ministerio de Educación, publicó una orden departamental el año pasado, que establece el diseño y la implementación de una política de género en las escuelas.

Central a esta orden es la noción de promover herramientas pedagógicas que redefinan las perspectivas de género hacia una educación no sexista y una deconstrucción de los estereotipos de género. Al igual que Perú, Bolivia, Costa Rica, Colombia, Brasil, Argentina, Ecuador, Paraguay y Uruguay, la sociedad civil en la República Dominicana tiene la enorme tarea de presentar argumentos e información sobre la importancia de discutir la igualdad de género en la educación contra grupos fundamentalistas religiosos y conservadores que están presionando e impulsando una perspectiva contra la igualdad de género.

Pedro destacó además que el progreso hacia la igualdad de género en la educación ha sido el resultado de años de cabildeo y incidencia, incluido el diálogo abierto con el Ministerio de Educación, específicamente la Dirección General sobre Equidad de Género y Desarrollo. El FSE permanecerá en diálogo con el gobierno para apoyar y contribuir a la implementación de la política de género en educación.

Desafiando el patriarcado y la misoginia en Bolivia

La Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación organizó un Foro Internacional, lleno de presentaciones e intercambios que cambiaron el paradigma de género, y que creó espacio para expertos y ciudadanos de la región poder desempacar diversas formas en que el género puede ser parte de la educación en América Latina.

Romina Ferrer, una escritora de Argentina, compartió puntos de vista sobre la comunicación no sexista desafiando la forma binaria tradicional de clasificar a las niñas y los niños a través de roles definidos por género. Para Romina, el desafío a las tendencias patriarcales debe comenzar a una edad temprana y la sociedad en general debería desempeñar un papel importante para garantizar que las niñas y los niños sean tratados por igual.

Al enfatizar la educación inclusiva a través de la lente de género, el brasileño Wagner Santana, Coordinador Técnico de la ONG Mais Diferenças, ilustró la necesidad de que las escuelas ofrezcan un entorno abierto que permita a las niñas y los niños disfrutar de oportunidades iguales.

Para la activista indígena y feminista de Bolivia, Adriana Guzmán, la igualdad de género en la educación no puede ser un problema que pueda limitarse solo al salón de aula. La cuestión del género debe incluir lo que ocurre en la sociedad en general.

Por último, Marynés Salazar, investigadora de educación y psicología, reveló que si bien todos los centros educativos en Bolivia reconocen la necesidad de la igualdad de género en la educación, muchos no tienen políticas y marcos que guíen explícitamente la entrega de una educación integrada de género. Lea aquí más sobre el evento.

Además, en julio de 2019, la Campaña Boliviana se unió a las manifestaciones de la sociedad civil en rechazo a las declaraciones hechas por un líder conservador durante una visita a Bolivia, y reforzaron la igualdad de género y protestaron contra la discriminación de niñas, mujeres y personas LGBTI.

Moviéndose hacia atrás: La censura en contra del pensamiento libre y la diversidad en Brasil

La censura gubernamental del derecho a la educación en Brasil no tiene paralelo. El gobernador del estado de São Paulo, João Doria, ordenó en septiembre del año pasado la retirada de 330,000 libros sobre ciencia de las escuelas públicas porque abordaban cuestiones sobre identidad de género y orientación sexual. Doria trató de justificar su actitud con la acusación de que las publicaciones «son contrarias a la Base Nacional Común Curricular (BNCC)». El término «género» fue excluido del BNCC en 2017 debido a la presión ejercida por grupos conservadores y fundamentalistas.

Tras las manifestaciones organizadas por la sociedad civil y la presentación de una Acción Popular (demanda) judicial contra la decisión del gobernador de São Paulo por parte de miembros de la Campaña Nacional por el Derecho a la Educación (CNDE) y sus aliados, un Tribunal ordenó volver a distribuir los libros censurados.

Desde 2016, la CNDE ha denunciado a las instancias internacionales de derechos humanos los riesgos del proyecto «Escuela Sin Partido» y sus impactos negativos para la libertad de los docentes y la realización del derecho a la educación para todos.

El movimiento conservador “Escuela Sin Partido” fue fundado en 2004, para promover la prohibición del enfoque en temas relacionados con género, diversidad, sexualidad y debates políticos en educación. Las campañas de incidencia y desinformación lanzadas por este movimiento dieron como resultado la retirada de la referencia al género del Plan Nacional de Educación, el BNCC y muchos planes locales de educación. Existen movimientos conservadores similares en otros países de América Latina y el Caribe, que coinciden bajo el lema «Con mis hijos no te metas.”

Como otro ejemplo del contexto conservador y fundamentalista actual en Brasil, durante una feria de literatura en Río de Janeiro, el alcalde de esta ciudad, Marcelo Crivella, ordenó la eliminación de las copias del libro «Vengadores» del evento. La razón: la publicación contiene una ilustración que representa un beso entre dos hombres.

Después de 3 días de gran presión contra estas medidas de censura por parte de la sociedad civil y las organizaciones y movimientos sociales, se logró una decisión judicial contra las acciones del alcalde. Para más información, lea el artículo aquí.

Por: Fabíola Munhoz, Coordinadora de Comunicación y Movilización, Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (CLADE) y Philani Ndebele, Oficial de Comunicaciones, Campaña Mundial por la Educación (CME).



Deja una respuesta