#CoronaVirus: ¡No podemos fallar a nuestros hijos!

Se requiere acción urgente para frenar la interrupción del aprendizaje

Comunicado de prensa

#ProtectEducation #EducationUnderThreat

Para más información, póngase en contacto con:

Campaña Mundial por la Educación (CME): [email protected]

+27 11 447 4111/+27 64 045 8191

18 de marzo de 2020, Johannesburgo, Sudáfrica – Desde su brote a fines de diciembre de 2019, COVID-19 ha causado estragos en todo el mundo y, como cualquier sector crítico, la educación se ha visto muy afectada. Estudiantes, escuelas, colegios y universidades se han visto profundamente afectados. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), más de 800 millones de estudiantes de todo el mundo se han visto afectados, 1 de cada 5 estudiantes no puede asistir a la escuela, 1 de cada 4 no puede asistir a clases de educación superior, y más de 102 países han ordenado cierre de escuelas a nivel nacional, mientras que 11 han implementado el cierre de escuelas localizadas.

A nivel mundial, se han reportado más de 200,000 casos de coronavirus en más de 160 países, lo que ha resultado en más de 8,000 muertes y ha dejado a varios Estados lidiando con brotes severos. La pandemia de COVID-19 tendrá un impacto negativo en el progreso que algunos gobiernos estaban realizando para aumentar el presupuesto educativo. Por lo tanto, esta es una crisis que requiere atención urgente y acción colectiva por parte de todos los gobiernos, partes interesadas y comunidades.

Cada día, millones de niños no van a la escuela debido a situaciones de emergencia y crisis humanitarias en curso. El brote de COVID-19 ha agravado la difícil situación de los alumnos en los países afectados o emergentes de conflictos y desastres. Si bien la Campaña Mundial por la Educación (CME) reconoce la decisión de salud pública de cerrar las escuelas, creemos que deberían existir planes de contingencia para garantizar el derecho a la educación incluso en tiempos de crisis. La CME está convencida de que todos los alumnos, sin importar dónde vivan y las circunstancias, tienen derecho a la educación. La educación es un derecho esencial para niños, jóvenes y adultos en situaciones de emergencia y debe ser una prioridad desde el principio de cualquier y todas las respuestas de emergencia.

“Se requieren con urgencia esfuerzos concertados de los gobiernos y la sociedad civil para movilizar recursos y experiencia para abordar el impacto de COVID-19 en la educación. Este proceso debería incluir el desarrollo de estrategias a largo plazo para hacer frente a las necesidades de educación en emergencias.” – Grant Kasowanjete, Coordinador Global de la CME.

Refat Sabbah, Presidente de la CME, agregó: “Todos los miembros de la CME en todo el mundo, las ONG internacionales, las redes regionales y las coaliciones nacionales de educación se solidarizan con los afectados por la pandemia COVID-19. La CME reafirma su voluntad de trabajar en estrecha colaboración con los gobiernos y los líderes mundiales para encontrar soluciones apropiadas y medidas de mitigación para garantizar el derecho a la educación en estos tiempos difíciles «.

La CME apela a los gobiernos nacionales y los donantes para:

  • priorizar la educación en la primera fase de todas las respuestas de emergencia con efecto inmediato, e Incluir la educación en sus políticas de respuesta al COVID-19.
  • dedicar recursos apropiados, financieros y técnicos, para garantizar que se mantenga el derecho a una educación pública gratuita y de calidad para todos durante la crisis de COVID-19.
  • aumentar la financiación y el apoyo a la educación en situaciones de crisis a un mínimo del 4,2% de la asistencia de emergencia de acuerdo con sus necesidades.
  • minimizar la presión sobre los maestros, las escuelas y los sistemas escolares que permanecen abiertos o proporcionar voluntarios para ofrecer apoyo adicional.
Notas a los editores:
  1. La CME es un movimiento líder de la sociedad civil que promueve y defiende la educación como un derecho humano fundamental. La CME tiene más de 125 miembros, de los cuales 93 son coaliciones nacionales de educación, 18 ONG internacionales y 14 redes regionales y organizaciones dirigidas por jóvenes. La CME aboga por la educación como un derecho básico. La CME define la educación como la base de todas las formas de desarrollo y como un catalizador para el crecimiento. Como organización transnacional, la CME cree que la educación es la clave para garantizar un crecimiento económico sostenible y equitativo, una mejor salud y un desarrollo social
  2. Los datos completos sobre el impacto de COVID-19 en la educación están disponibles aquí


Deja una respuesta