El papel de las OSC en la lucha contra la pandemia de COVID-19

Queridos miembros

Saludos desde la CME

Esperamos que todos estén bien y seguros, y que estén tomando todas las medidas de precaución descritas por la Organización Mundial de la Salud y su Ministerio de Salud para protegerse y proteger a sus seres queridos. El COVID-19 es una emergencia mundial, y esperamos que le esté dando la seriedad que se merece. Incluso si su país está relativamente a salvo por ahora, el mes pasado ha demostrado que en una fracción de segundo todo puede cambiar. Las medidas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con respecto al distanciamiento social e higiene personal rigurosa han demostrado ser muy eficientes para detener el crecimiento exponencial del virus. Durante las crisis, surgen muchos desafíos de comunicación; por lo tanto, mantengan la calma cuando haya falta de información, estén atentos a las noticias falsas y solo compartan información útil y verificada.

Como movimiento global, nos gustaría expresar nuestra solidaridad a los más afectados y reafirmar nuestro compromiso de apoyarlos a ustedes y a sus miembros en estos tiempos difíciles. Nos gustaría animarlos a todos a compartir sus experiencias y reflexiones, para que todos podamos beneficiarnos de los aprendizajes de cada uno y asegurarnos de que sigamos siendo fuertes juntos. Proporcionamos esta plataforma y correo electrónico para que todos puedan compartir noticias, hacer cualquier pregunta y sugerencia, o solicitar información dentro de la red.

Como movimiento, apoyamos la decisión de muchos gobiernos de cerrar las escuelas, señalando que más de 800 millones de niños y adultos jóvenes se verán privados de su derecho a la educación. Sin embargo, debemos permanecer atentos y continuar creando conciencia sobre los siguientes temas.

La crisis actual es una oportunidad para reafirmar el papel fundamental que las organizaciones de la sociedad civil deben desempeñar como socios clave en situaciones de emergencia. Necesitamos asegurarnos de que la educación en situaciones de emergencia se tome en serio a nivel mundial, y que los nuevos escenarios y planes de contingencia estén preparados para estar a la altura del desafío. Deben explorarse soluciones como la educación a distancia, adaptadas a los requisitos de su contexto y las capacidades variables de los estudiantes.

También alentamos a todos a desempeñar un papel en la promoción de la conciencia y la educación sobre la salud, así como a difundir información para elevar el nivel de las prácticas de salud y el cambio de comportamiento. También se requerirá proporcionar actividades de apoyo psicosocial y emocional para padres e hijos.

Nos gustaría extender nuestro especial agradecimiento a todos ustedes por sus esfuerzos y a nuestros maestros, ya que ellos están a la vanguardia de la crisis actual. Serán clave para garantizar que se mantenga el derecho a la educación para todos, y se dependerá de su creatividad para encontrar soluciones para un aprendizaje a distancia en contextos difíciles.

Además, como movimiento, alentamos a todos nuestros miembros a trabajar codo a codo con los gobiernos para proporcionar soluciones alternativas a la crisis. No solo debemos presentar recomendaciones, sino involucrarnos con los gobiernos para encontrar soluciones alternativas para continuar brindando una educación pública gratuita y de calidad para todos. Les recomendamos a todos ustedes que permanezcan atentos para garantizar que todos los actores protejan el derecho a la educación para todos. Esta es una situación crítica que pone en tensión a los sistemas públicos, y es hora de trabajar juntos para fortalecer los esfuerzos colectivos. Somos conscientes de los desafíos locales, regionales e internacionales que todos los gobiernos enfrentan actualmente como resultado de esta crisis, y es por eso que los actores de la sociedad civil deben apoyarlos como un socio valioso.

En los últimos 20 años, la CME ha incidido para que haya fuertes vínculos entre la educación y la salud, y ha destacado cómo estos dos derechos humanos fundamentales deben seguir siendo bienes públicos. Esperamos que esta crisis permita a los líderes mundiales desarrollar mejores sistemas que puedan ser eficaces y respondan a las crisis de manera oportuna.

En estos tiempos difíciles, nos gustaría que todo el movimiento permanezca alerta a las siguientes cuestiones importantes:

  • Asegurar que los gobiernos y los ministerios incluyan a las OSC en el desarrollo de planes de contingencia.
  • Presionar a los gobiernos y organizaciones internacionales que trabajan en salud y educación para que asignen presupuestos para actividades educativas en situaciones de emergencia. Los planes necesitan presupuestos dedicados.
  • Desempeñar su papel en la evaluación de los planes y asegurarse de que el apoyo esté bien coordinado y armonizado.
  • Hacer hincapié en la complementariedad entre la salud y la educación, y el enfoque en la evaluación del entorno escolar y la infraestructura de WASH.
  • Pedir a los gobiernos y las OSC para equipar las escuelas y mejorar la disposición de los ambientes escolares para los estudiantes y el personal docente en el período de recuperación.
  • Desempeñar su papel al presionar a los medios de comunicación públicos y privados para que cubran cuidadosamente el asunto bajo esta circunstancia, lo que incluye garantizar que esta información sea accesible para las personas con discapacidad y las personas que viven en áreas remotas.
  • Responsabilizar a los gobiernos por su disposición y la calidad de su preparación.
  • Participar activamente en las reuniones del Grupo de Educación y fortalecer los debates sobre el derecho a la educación para todos.

Nos damos cuenta de que estos son pasos inmediatos que abordan la situación actual, y apoyaríamos y brindaríamos soluciones a los gobiernos para lograrlo. Cuando termine la crisis, evaluaremos las respuestas de nuestros países y reafirmaremos que no es razonable esperar una crisis para darse cuenta de que las organizaciones de la sociedad civil son una parte integral de la solución. Es hora de que la integración y la asociación sean una práctica auténtica, que se refleje en la totalidad de la relación entre las organizaciones de la sociedad civil y los gobiernos. Manténganse seguros, respeten la orientación de las autoridades de salud y cuídense ustedes y a la gente a su alrededor.

En solidaridad

Samuel Dembele y Refat Sabbah

En nombre del Consejo



Deja una respuesta