Una crisis sin precedentes

Una crisis sin precedentes

El cierre de las escuelas desde el 18 de marzo de 2020 debido a COVID-19 ha interrumpido todas las formas de entrega de la educación en Bangladesh. El programa especial para los migrantes, particularmente para la población rohingya, también se ve interrumpido. El gobierno de Bangladesh ha involucrado a las partes interesadas y ha desarrollado un plan de educación en respuesta a emergencias considerando las prioridades inmediatas, a mediano y a largo plazo.

Uno de los sistemas educativos centralizados más grandes afectado por la crisis

Bangladesh tiene uno de los sistemas educativos centralizados más grandes del mundo, con 38,6 millones de estudiantes. De ellos, 3.6 millones en educación preescolar; 18 millones en educación primaria; 13 millones en educación secundaria y 4 millones en educación terciaria.[1] Según las estadísticas educativas de Bangladesh de 2018, hay 0,17 millones de instituciones educativas desde el nivel primario hasta el terciario, donde se despliegan 1,2 millones de docentes. [2] Además, hay un número significativo de estudiantes matriculados en instituciones de educación religiosa (sección Ebtedayee de Madrasah y Ebtedayee Madrasah independiente), instituciones de educación no formal y centros de desarrollo de habilidades. [3]

La respuesta inmediata de la sociedad civil a la pandemia de COVID-19 incluyó la comunicación con maestros y alumnos, apoyando la continuidad del aprendizaje mediante televisión, internet, radio y teléfono móvil, y el desarrollo de un plan colectivo involucrando a las partes interesadas involucradas, incluido el Grupo Local de Educación (GLE) y Grupos de Educación representados por el gobierno, los socios de desarrollo y la sociedad civil.

Como coalición nacional, CAMPE se ha involucrado en el proceso en términos de trabajo en red, informando a las partes interesadas, desarrollando / generando evidencias de base e influyendo sobre los tomadores de decisiones. En términos de trabajo en red con organizaciones y participación en el proceso dirigido por el Estado, CAMPE ha estado involucrado en el Plan Sectorial de Educación, Grupo Local de Educación y Grupos de Educación, y otros procesos dirigidos por el Estado y las OSCs, por ejemplo, EduHub creado bajo la Oficina del Primer Ministro por el equipo de Acceso a la Información (A2i). También se ha comprometido con el proceso regional y global iniciado por APRCEM, ASPBAE, CCNGO, GAML, CME, AME (incluido el OSC 2), Coalición Global de Educación, OIT, INEE, PRIA, SAMEO, SCI, UIS, UIL, UNESCO, UNESCAP, UNICEF, 3ie, etc.

Una encuesta de respuesta rápida para la sociedad civil

Con respecto a la respuesta para el COVID-19, CAMPE ha participado en el proceso a través de varias iniciativas para proteger los derechos a la educación de los más marginados, incluido el fortalecimiento de sus relaciones con los miembros, las organizaciones asociadas, las asociaciones de docentes, los grupos de expertos y los medios de comunicación. Ha informado a diferentes partes interesadas sobre el progreso y los desafíos en términos de protección infantil y continuidad del servicio educativo en situaciones de emergencia y el derecho a la educación. En este sentido, CAMPE ha desarrollado / generado evidencia mediante la realización de una encuesta de respuesta rápida en la que han participado 115 ONG y 11 asociaciones de docentes. Ha compartido los elementos más destacados con las partes interesadas y ha facilitado una plataforma para la participación a través del diálogo y debate para identificar los problemas críticos y implicaciones políticas. Como parte de sus políticas para la influencia, CAMPE presentó un Memorando / Carta de Demandas al Ministro de Finanzas, distribuyó un Llamamiento Abierto al Primer Ministro de Bangladesh, y continuó realizando acciones de cabildeo y manteniendo relaciones con los miembros del gobierno y las OSCs.

La encuesta de respuesta rápida muestra que alrededor de 2.8 millones de estudiantes son beneficiarios de diferentes iniciativas educativas, incluidas la educación no formal y las intervenciones correctivas de los programas de educación general dirigidos por 115 ONG que se han visto afectadas.[4] Según los encuestados, aproximadamente la mitad de los alumnos han sido alcanzados por teléfono para abordar el trauma y el estrés.

Los desafíos anticipados debido al cierre de las escuelas incluyen el tratamiento de los traumas y los desafíos psicológicos, la continuidad del aprendizaje y los problemas relacionados con la reapertura y recuperación de la vida escolar con la nueva normalidad. Hay una enorme pérdida de aprendizaje debido a la interrupción de la educación causada por el cierre de las escuelas, lo que aumenta el riesgo de mayores desigualdades en el aprendizaje vinculado con la condición económica del hogar y la capacidad de los padres en su rol de cuidadores. La preparación para la reapertura escolar incluye seguir la directriz conjunta preparada por la UNESCO, el UNICEF, el Banco Mundial y el PMA.

Un mayor impacto en la situación de los más marginados

La encuesta de CAMPE muestra que los niños de las poblaciones más marginadas enfrentan desafíos relacionados con el trauma / estrés, acceso inadecuado a oportunidades de aprendizaje a distancia, falta de un ambiente agradable en el hogar para el aprendizaje, y falta de cuidadores. Muchos padres y tutores no alfabetizados no son conscientes de su papel como cuidadores para lidiar con el trauma y facilitar el aprendizaje en el hogar. El estado de seguridad alimentaria de los hogares y el acceso a alimentos nutritivos también afectarán la capacidad de aprendizaje de los niños.

Los desafíos en la reapertura de las escuelas incluyen un mayor ausentismo, asistencia irregular y participación en el trabajo remunerado o no remunerado, el costo de oportunidad en la educación puede conducir a un mayor abandono escolar, trabajo infantil, violencia de género y niños que no asisten a la escuela. Puede haber un aumento en el matrimonio y embarazo precoz. Los niños de diferentes grupos excluidos, como las minorías étnicas y lingüísticas, las personas con discapacidad y las personas que viven en zonas de difícil acceso (por ejemplo: en colinas, bosques, islas, barrios marginales y periferias urbanas) enfrentan desafíos específicos relacionados con cada forma de exclusión. La seguridad alimentaria y los problemas relacionados con la nutrición son comunes a todos los tipos de marginación.

Los maestros también enfrentan desafíos. Hay problemas relacionados con la finalización del programa de estudios, la falta de experiencia para usar las TIC y la voluntad o la capacidad de enseñar en línea, la evaluación y los exámenes alternativos, la desconexión con los estudiantes debido al distanciamiento social, el riesgo de perder un trabajo o el pago decente, particularmente las escuelas privadas no gubernamentales y de bajo costo.

Además, la participación y el desarrollo de los docentes, la salud y la nutrición de los niños en las escuelas, la higiene, la seguridad y los problemas psicosociales, la incertidumbre con respecto a la educación no formal, y el aumento del desempleo juvenil están asociados con la pandemia de COVID-19.

La necesidad de un plan de recuperación con visión de futuro de 2-3 años

CAMPE recomendó desarrollar al menos un plan de 2-3 años (2020-23) para lidiar con la interrupción del calendario académico. El plan debe considerar un camino flexible para lidiar con la salud mental de los alumnos, apoyo para completar lecciones, ajustar exámenes y vacaciones, y apoyar a los alumnos en general.

El plan debería seguir los resultados de la encuesta, recomendando clases adicionales (incluso ofreciendo incentivos a los maestros) y dando menos atención a los exámenes públicos y las pruebas [como el Examen de Finalización de la Educación Primaria (PECE) y el Examen para el Certificado Secundario Junior (JSC)]. Estos pueden posponerse o retenerse de forma abreviada y abarcar temas clave como bengalí y matemáticas para el PECE e idiomas, matemáticas y ciencias para el JSC, completando así en poco tiempo.

A pesar de los muchos desafíos vinculados a COVID-19, la crisis ha creado un espacio para pensar de manera innovadora el proceso de enseñanza-aprendizaje utilizando el modo de aprendizaje a distancia. El aprendizaje a distancia puede brindar un apoyo de aprendizaje condensado y correctivo a los estudiantes y también es una oportunidad de aprendizaje para los maestros. El Acceso a la Información (A2i) tomó muchas iniciativas, como la televisión y las soluciones basadas en Internet. La encuesta de respuesta rápida recomendó continuar con lecciones complementarias de TV-radio, internet y dispositivos móviles, con el desarrollo de habilidades de los maestros, y el desarrollo de la infraestructura electrónica institucional.

Parte del plan de recuperación también debe considerar un aumento en el alcance de los estipendios, las comidas escolares y las lecciones adicionales para los estudiantes a medida que se reabre la escuela. La encuesta recomendó ampliar el alcance de la comida escolar, los estipendios para los estudiantes, los controles de salud y la tutoría de los estudiantes. Ha enfatizado la implementación adecuada de los pasos propuestos del plan de recuperación del servicio educativo y el uso apropiado de fondos adicionales. La implementación efectiva requeriría una planificación y gestión descentralizadas en cada Upazila (sub-distrito) que impliquen la administración local y una estrecha colaboración con las ONG y las OSCs.

El estudio enfatizó la urgencia de repensar la ‘nueva normalidad’ posterior a la crisis en términos de mitigación, recuperación, enfoque de calidad-equidad con un mejor uso e integración de las TIC, mejor apoyo y desempeño de los docentes, reforma en la evaluación de los estudiantes, segunda oportunidad para la educación formal, involucrando instituciones de investigación y ONGs.

Se necesitan más inversiones que nunca en educación

Por último, los resultados de la encuesta presentan un fuerte llamado a una inversión adecuada de recursos para hacer del aprendizaje en línea y basado en las TIC una característica habitual en las escuelas. Para ello se requiere infraestructura en TIC, conectividad, acceso de banda ancha, disponibilidad de dispositivos como tabletas, soporte de tecnología para la educación y capacitación en tecnología para la educación para profesores. Se deben hacer planes para que todas las instituciones educativas ofrezcan puntos de acceso wifi gratuitos para estudiantes y maestros. El acceso a dispositivos TIC para los más marginados también es fundamental.

Para proteger las ganancias educativas y evitar la reversión, el presupuesto educativo debe elevarse al 15% del presupuesto total como parte del presupuesto nacional de recuperación, asegurando un uso mejor y dirigido de los recursos. El estudio también ha resaltado la interconexión de las intervenciones educativas con otros factores socioeconómicos y los vínculos con los programas de redes de seguridad social. El aumento de la asignación debería destinarse a apoyar la salud mental, la comida escolar, las TIC para la educación y la formación pedagógica de los docentes. Durante la pandemia, el ciclón Amphan ha afectado la parte suroeste de Bangladesh, donde la reparación, el mantenimiento y la reconstrucción de las escuelas también son un problema. Basado en las lecciones aprendidas del sector agrícola en Bangladesh, se requerirá una mayor asignación para la acción, la investigación en educación y el monitoreo de las OSCs.

En el seguimiento de la crisis, el Ministro de Finanzas anunció el presupuesto nacional el 11 de junio de 2020, donde el 11,69% del presupuesto nacional se asignó a la educación. Además, la AME ha aprobado USD 15 millones para la «educación en emergencia» contra su asignación indicativa de USD 20 millones. El Banco Mundial, el Banco Asiático de Desarrollo y los socios de desarrollo están considerando apoyos adicionales, incluidos préstamos y subvenciones, en áreas específicas.

Aún está por verse si estos fondos serán suficientes para abordar los múltiples problemas. CAMPE permanecerá vigilante y seguirá monitoreando y abogando para evitar retrocesos en el derecho a la educación para todos en Bangladesh.

Escrito por – K M Enamul Hoque, Director Adjunto de la CAMPE y Coordinador Nacional, Educación en Voz Alta, Defensa de Responsabilidad Social, Bangladesh

[1] Censo Anual de Escuelas Primarias 2018; BANBEIS, 2018

[2] Estadísticas educativas de Bangladesh 2018, BENBIES, Ministerio de Educación.

[3] Estadísticas educativas de Bangladesh 2018, BENBIES; Directorio de ONGs con programas de educación, CAMPE, 2016

[4] Encuesta de respuesta rápida sobre el impacto de COVID-19 en la educación, CAMPE, 2020

Este blog es parte de nuestra serie de blogs COVID-19 con el objetivo de resaltar los problemas que afectan a la educación, los alumnos y los activistas de la educación en todo el mundo, incluidas las poblaciones desplazadas, la educación inclusiva y para adultos. También estamos destacando temas desde perspectivas regionales en África, América Latina y varios blogs se centrarán en la juventud. Manténgase en sintonía con nuestra serie de seminarios web COVID-19 para discusiones más profundas.



Deja una respuesta