del Día Internacional para Proteger la Educación de Ataques

Declaración de la CME con motivo de la primera conmemoración del Día Internacional para Proteger la Educación de Ataques

Con motivo del primer Día Internacional para Proteger la Educación de Ataques, proclamado por la Asamblea General de la ONU en su resolución 74/275 de 12 de mayo de 2020, la Campaña Mundial por la Educación (CME) reafirma la importancia de la educación como derecho humano y como base para la construcción de sociedades pacíficas y resilientes.

Según la Coalición Global para Proteger la Educación de los Ataques (GCPEA), más de 11,000 ataques a escuelas, estudiantes y educadores/as ocurrieron entre 2015 y 2019, dañando a alrededor de 21,000 estudiantes y educadores/as en al menos 70 países.

El uso de escuelas con fines militares, el reclutamiento de niños/as, el asesinato de profesores/as, especialmente mujeres, y los ataques sexuales perpetrados por las fuerzas armadas contra niñas en el camino hacia o desde la escuela son delitos prevalentes.

A pesar de que el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario establecen claramente que los Estados y la comunidad internacional son responsables de garantizar el derecho a la educación en situaciones de emergencia, se han tomado pocas medidas. Las brechas para garantizar la educación en contextos de desastres, desplazamientos y conflictos son evidentes no solo en las primeras etapas de una emergencia, sino también en la provisión de ayuda humanitaria y en la consolidación de la paz y la reconstrucción.

La CME está sumamente preocupada por la continuación de los ataques contra estudiantes, profesores/as e instalaciones educativas perpetrados por las fuerzas armadas. ¡El reclutamiento de niños/as y jóvenes es una práctica despreciable que debe terminar ahora! A pesar de los avances logrados en algunos diálogos de paz, observamos con gran preocupación que el derecho a la educación sigue sin ser respetado ni garantizado de manera efectiva en los procesos de consolidación de la paz y con demasiada frecuencia se deja fuera de la agenda de compromisos de las partes en conflicto.

Otros conflictos históricos asociados a la violencia persistente, como la ocupación de territorios en Palestina, demuestran tristemente que la anexión es una amenaza, que pone en peligro la afirmación de la identidad y el respeto a la diversidad que se encuentra en la esencia de la educación.

Los países afectados por conflictos representan solo el 20% de los niños/as en edad escolar primaria del mundo, pero también representan el 50% de los niños/as sin escolarizar del mundo. ¡Estos asombrosos datos ya no pueden ignorarse! La comunidad internacional tiene la obligación moral de proteger a los niños/as más vulnerables que viven en sociedades asoladas por conflictos y son las principales víctimas de la violencia.

La CME pide a TODOS los estados que respalden de inmediato la Declaración sobre Escuelas Seguras y pide a los gobiernos que trabajen juntos para prevenir y condenar enérgicamente los ataques contra escuelas, estudiantes y profesores/as, así como el uso de cualquier forma de violencia contra los/as niños/as, incluido el reclutamiento.

Como dijo Benito Juárez, “creemos firmemente que, entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”. Solo la educación puede conducir a la realización de esa aspiración.



Deja una respuesta